Bolivia: innecesarias elecciones primarias entre izquierdas extrema y moderada

Ivan Rada


El 27 de enero se cumplirán en Bolivia las inéditas elecciones primarias para elegir a los binomios que participarán de las elecciones generales en octubre. Sin embargo, este verificativo con ocho frentes inscritos, entre izquierda extrema e izquierda moderada, no tiene competencia real y solo significarán el gasto de 4 millones de dólares al erario nacional.

El Tribunal Supremo Electoral boliviano ya comenzó a dilapidar los Bs 27 millones calculados para esta elección interna, con la convocatoria de compra de chalecos de nylon distintivos para los notarios electorales y secretarios técnicos, pero todavía no lanzó la adjudicación para el gasto mayor que será la impresión de papeletas, que podría recaer en la Empresa Editorial del Estado Plurinacional, una entidad dependiente del Ministerio de Comunicación que quitará ese mercado a las imprentas privadas.

La opinión pública critica este gasto alegando que existen otras prioridades para la población, pero se mantiene la idea de que el Estado debe invertir en salud o educación; es decir, el ciudadano boliviano sigue viendo al Estado como un benefactor o padre omnipresente, esto gracias al adoctrinamiento socialista a tres generaciones de bolivianos.

Este despilfarro resulta más insultante, luego de confirmarse los ocho binomios postulantes a las elecciones primarias, pues en ningún caso habrá una competencia real, una elección entre el binomio “A” versus el binomio “B”. Acá solo existen binomios únicos y su presentación fue avalada por el TSE que estableció en la convocatoria que podrían participar “uno o más candidatos”, cuando debió marcar como mínimo la competencia entre dos o más binomios internos.

El origen de esta elección radica en la Ley de Organizaciones Políticas promulgada el 4 de septiembre de 2018 que suple a la Ley de Partidos Políticos de 1999 y que incluye la figura de elecciones primarias. Los vocales del TSE sugirieron su aplicación progresiva a partir del próximo proceso electoral de 2024, pero el régimen de Evo Morales insistió en su desarrollo para esta gestión.

Hasta acá se advierten dos pecados democráticos en los vocales del TSE, sobre todo en su ex presidente Katia Uriona, quien renunció al cargo el 22 de octubre de 2018 para deslindarse de esa responsabilidad. Primero, el ente electoral boliviano avaló las candidaturas únicas luego que el oficialista Movimiento Al Socialismo (MAS) anticipara que no existiría ningún binomio interno para competir contra los caudillos Evo Morales y Alvaro Garcia. Segundo, el TSE dejó en manos de la Asamblea Legislativa la programación de las elecciones primarias, delegando su función a otro Órgano del Estado. El Órgano Electoral en Bolivia es uno de los cuatro poderes del Estado desde la vigencia de la Constitución Política del Estado (CPE) de 2009.

Ya con la estrategia del MAS y el TSE cumplida para electoralizar al país de forma prematura, los partidos políticos comenzaron a movilizarse para inscribir a sus candidatos.

El MAS, como es conocido a nivel mundial, postula a Morales a una quinta elección presidencial (2002, 2005, 2009, 2014 y 2019) de las cuales tres son participaciones en condición de mandatario en ejercicio, con la ventaja que implica candidatear utilizando todos los recursos, medios e infraestructura del Estado a favor de su campaña proselitista.

El tema de su repostulación o “re-reelección” en clara vulneración del art. 168 de la CPE y el referendo del 21 de febrero de 2016 será analizado en otra columna por la complejidad jurídica que implica este caso.

Ya analizando a la oposición boliviana, tenemos a siete frentes de centro izquierda que parten solo con la consigna de derrotar a Morales para darle al país “alternabilidad y democracia”, pero sin ninguna propuesta programática que salga del modelo estatista.

Carlos Mesa, ex presidente de la República (2003 – 2005) de la alianza Comunidad Ciudadana es el candidato avalado por el Frente de Izquierda Revolucionaria – FRI, un partido nacido en los años 70s con tendencias maoístas, luego marxistas, devenido con los años a la socialdemocracia y aliado de todos los partidos tradicionales en estas cuatro décadas de vigencia. Incluso un asesor personal y hombre de confianza de Morales, Eudoro Galindo, fue cabeza del FRI. El principal aliado de Mesa es el actual alcalde de la ciudad de La Paz, Luis Revilla, un funcionario que lleva en el municipio 20 años y que es reconocido por sus programas sociales de inversión pública y de restricciones paulatina a las libertades individuales bajo el paraguas del “ordenamiento ciudadano”, al imponer horarios de venta de productos, cobrar por parqueos en vía pública, perseguir al comercio informal, regular la publicidad empresarial, etc.

Félix Patzi, actual gobernador del departamento de La Paz y ex ministro de Educación en la primera gestión de Morales formó su sigla Movimiento Tercer Sistema que, según explica, busca una propuesta ideológica alejada de la “izquierda totalitaria y la derecha conservadora”. Sin embargo, sus pilares “mixtos” se mantienen en la vigencia primordial del Estado con apertura a algunas alianzas empresariales privadas.

Víctor Hugo Cárdenas, ex vicepresidente (1993 – 1997) es el único que tiene atisbos conservadores al estar ligado a las iglesias evangélicas y ser parte del movimiento katarista desde los años 70s, una corriente que reivindica lo aymara y la liberación del colonialismo interno, en contraposición al indianismo y al indigenismo que propugnan intelectuales socialistas y comunistas al referirse a las masas indígenas de la región. Su acompañante de fórmula en Unidad Cívica Solidaridad, Humberto Peinado, es un pastor evangélico que quiere copiar el discurso de campaña del actual presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, pero en su intento vuelve a incurrir en apología del Estado, porque promete crear un “Ministerio de la Familia”, es decir, seguir engordando al Estado con burocracia regulativa.

Óscar Ortiz, actual senador opositor, ex funcionario de la Gobernación del departamento de Santa Cruz, senador en 2006 y 2009, se denomina liberal y administra una fundación democrática, pero al igual que los otros candidatos no propone la reducción del Estado ni la anulación de impuestos y, al contrario, ya ratificó que mantendrá los bonos sociales de subvención si llega a la Presidencia del Estado.

Jaime Paz Zamora, ex presidente (1989 – 1993) y jefe nacional del desaparecido Movimiento de la Izquierda Revolucionaria, ahora postula por el Partido Demócrata Cristiano a la edad de 79 años y propone una “Bolivia federal”, pero manteniendo como funciones primordiales del nivel central la salud y la educación. Paz Zamora fue vicepresidente de la Internacional Socialista en los años 80s.

Virginio Lema, un desconocido para la política interna, viene del empresariado de medios de comunicación del departamento de Tarija. Postula por el Movimiento Nacionalista Revolucionario (MNR) en un intento por revivir a ese frente tradicional tras la crisis de 2003 con la llamada “Guerra del gas”. Su acompañante de fórmula es Fernando Untoja, experimentado intelectual katarista, como Cárdenas, pero con un discurso étnico más radical con la “nación aymara” y es declarado libertario. Empero, no se conoce propuesta alguna, más allá de buenos deseos para “cambiar el país”.

Otros frentes minoritarios son el Partido Nacional de Acción Ciudadana y el Frente Para la Victoria, este último inhabilitado a participar en primera instancia, pero ratificado como noveno partido en pugna por el TSE en el sorteo de subvención a la propaganda en medios de comunicación públicos, otra muestra de la improvisación de este proceso electoral y la ineficiencia de los funcionarios en el ente electoral.

Sobre o Colunista

Ivan Rada

Ivan Rada

Iván R. Rada é jornalista, analista e colunista de veículos de comunicação, editor multiplataforma, atual diretor do diário digital Visor Bolívia e correspondente internacional do Terça Livre.

2 Comentários

Clique aqui para comentar

  • esta es la radiografía de la situación política boliviana, es importante mostrar al mundo nuestra cruda realidad

  • Espero que os amigos da Bolívia possam, assim como fizemos por aqui, modificar o caminho que estão sendo traçados pelo projeto de ditador Evo Morales.

Blog Authors

Guilherme Galvão VillaniGuilherme Galvão Villani

Mariliense. Gosto pela Administração, Contabilidade e Finanças. Atu...

Juliana GurgelJuliana Gurgel

Católica, produtora, doutora em artes da cena, professora e aikidoista.

Paulo FernandoPaulo Fernando

Advogado, professor de Direito Constitucional e Eleitoral para concu...

Polibio BragaPolibio Braga

Políbio Braga é um jornalista e escritor brasileiro. Nascido em S...